No puedo poner límites

“Poner límites no sólo es saludable, en muchos casos es vital para sobrevivir”.

Miguel Ángel Núñez

¿Por qué es necesario marcar límites?

Límite es la división que separa física o simbólicamente dos territorios, en este sentido marcar límites entre las personas se refiere a delimitar con claridad hasta dónde puede una persona llegar a ti ya sea con sus palabras o sus acciones. Los límites ayudan a las personas a convivir de manera más armónica y respetuosa.

Es importante que los miembros de una familia, de grupo de trabajo o de grupos de convivencia tengan claro el papel que cada integrante de estos grupos está representando ya que esto permite que cada uno se ponga en el lugar que le corresponde, en el hogar los hijos y los padres tienen cada uno su lugar, así como entre los hermanos y en esto influye su manera de ser y sus necesidades individuales, mismas que los miembros de esa familia deben aprender a respetar entre sí, de la misma forma en las empresas, en las instituciones cada persona debe tener clara su función y no rebasar los límites que el mismo papel que se desempeña está marcándole a cada uno.

Un gran problema que se presenta al marcar los límites es decir si, cuando en realidad se desea y se necesita decir que no.

Por qué te es tan difícil poner límites

Un gran conflicto interior para poner límites es el hecho de no tener clara la función y valor real de determinar el espacio personal, esta confusión la tiene tanto esa persona que insiste tanto y el que termina cediendo ante la petición del otro.

En la infancia se adquieren diversas creencias de como es y debería ser la conducta humana y las respuestas que el mundo espera de los individuos, a veces se tiene la idea equivocada de que decir NO es algo descortés, mal educado, o te hace ser mala persona.

El hecho de negarse a asistir a una reunión, o a salir cuando no estás en condiciones de hacerlo te hace sentir mal ya que empieza la disputa entre dos personas, uno que insiste en conseguir lo que quiere y otro que no tiene la fuerza de negarse, así que para  evitarte esos conflictos terminas diciendo que sí, aunque estés deseando decir que no y no marcas tus limites, así es  entonces acostumbras a las personas a que aceptes todo y el  día que quieres decir no se pone la situación difícil para ti, sobre todo cuando te insisten y tú no tienes la fortaleza interior y seguridad para defender el punto de que estás cansado o que no puedes en ese momento.

Se apodera de ti un sentimiento de culpa y esta culpa no es real, ya que al decir a todo que si te estas faltando al respeto a ti mismo, te descuidas y accedes a todo al punto de sentirte mal contigo mismo triste y culpable. La culpa va en dos sentidos por un lado si dices que no, sientes culpa y remordimiento por ese hecho y si dices que, si te sientes mal contigo mismo, te defraudas, te culpas por haberte obligado a hacer algo que no querías,

Los límites permiten reconocernos como personas individuales únicas y con necesidades propias.

¿Cómo poner límites sin culpa?

  • Para no sentir culpa date cuenta de que tienes derechos a decir NO, es decir, a poner límites para tu propia salud física y emocional.
  • La culpa se alejará de ti cuando digas un NO genuino, verdadero por qué en realidad no puedes hacer lo que alguien te pide pues brindar el apoyo a alguien más te estaría afectando realmente a ti.
  • Reconoce que creciste y puedes moverte por ti mismo (a) ya no necesitas que te guíen y te impongan, eres libre, dueño de tus actos y decisiones.
  • Antes de marcar límites a otros reconoce que es lo que no es negociable para ti, en que temas no estás dispuesto a ceder y cuando lo tengas claro pon límites con base en lo que determines.
  • Ponte a prueba en decir algunas veces que no puedes hacer alguna cosa o ayudar a alguien y después será más sencillo.
  • No solo marques el límite con palabras diciéndole a alguien que te respete, hazlo con acciones.

P.D. No está mal que te pongas en primer lugar cuando realmente debes decir que no marcando los límites para cubrir las necesidades personales físicas, emocionales y espirituales.

Cuando las cosas se salgan de control y no puedas regresar a ti:
Calma, respira pausada y profundamente y repita suavemente en tu interior.

PROMETO SERME FIEL

Comparte esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on tumblr
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *